Comprar una casa no sólo significa ir a ver cuál es la que más nos gusta, tenemos que tomar en cuenta diversos factores para hacer una compra acertada e invertir de mejor manera en nuestro patrimonio.




En primer lugar, tenemos que fijarnos en la ubicación. No es lo mismo comprar en una zona céntrica, en una residencial o en la periferia. Mientras mejor sea la ubicación, mayor plusvalía tendrá nuestra casa.




En segundo lugar, debemos de pensar en quien habitará el inmueble. ¿Es una familia grande? ¿Serán adultos mayores? ¿Sólo es una pareja? Piénsalo bien para que tomes en cuenta el número óptimo de habitaciones o de pisos, si es mejor un departamento o una casa, en qué nivel te conviene comprarlo, etc.




Finalmente, no olvides tomar en cuenta tu presupuesto. Es importante que tengas una idea realista del dinero con el cuál cuentas para invertir, así como de los arreglos que se requerirán en caso de ser una casa antigua.